Investigación a los refugiados por la direccion nacional de inteligencia criminal

direccion nacional de inteligencia criminal

La direccion nacional de inteligencia criminal da detalles de los pasos a seguir con los nuevos ciudadanos sirios que abordaron nuestro país

Debido a las tiernas fotos de los refugiados de la Guerra Civil Siria llegando a principios de mayo al Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini, pero esto no fue el primer paso -pero esto no fue muy difundido- sobre el método llevado adelante por un comité de argentinos que recorrio el país Sirio para determinar si los solicitantes de resguardo no representan un peligro para la seguridad nacional. Entérate de los detalles de la nombrada Misión Beirut, realizada entre el 25 de marzo y el 16 de abril por funcionarios del Ministerio de Seguridad y Cancillería, personal de inteligencia y miembros del Grupo Alacrán de Gendarmería que viajaron a la ciudad más importante del Líbano con el objetivo de analizar a 63 ciudadanos sirios que se interesaron para el programa de asilados que ofrece la Argentina y que otorgó albergue a mil quinientas personas provenientes de este país, foco de la actividad terrorista del Estado Islámico. “La meta es asegurar que en ninguno de los casos procedentes de una de las zonas más candentes del accionar del Estado Islámico tenga vinculaciones con las organizaciones terroristas dispuestas a atentar en diferentes partes del planeta”, declaró uno de los integrantes de la comitiva.

El reporte con las definiciones del relevamiento ya se entregó al presidente de la nación y se aguarda la autorización para una nueva emisión donde se decidirá por otra comitiva de los más de 1.500 sirios que solicitaron los visados.

Corremos un riesgo si no controlamos la inmigraciones

El gobierno anterior apoyo la implementación del Proyecto Siria -después fue parada por la administración de ese gobierno- no se contempló en sus orígenes ningún tipo de verificación sobre las identidades de aquellos que solicitaron refugio. Gran error. “En un momento de guerra, las identidades son principalmente difíciles de corroborar estos casos como por ejemplo el robo de identidades, los inmigrantes ilegales, el secuestro de pequeños y huida de militares culpables de crímenes importantes con identidades apócrifas”, sostiene el reporte. El problema que echo a cinco millones de personas en el último tiempo provocó que por unos pocos dolares tengan la posibilidad de tener documentos originales de Siria en blanco. Detrás de estas maniobras de falsificación podría ocultarse el accionar terrorista. Las posibilidades son muchos. Dos de los atacantes del teatro Bataclan de París (incidente ocurrido el 13 de noviembre de 2015) resultaron ser iraquíes que llegaron al país por Grecia con documentos sirios obtenidos en el mercado negro. “Por este motivo era fundamental cotejar que los datos de los documentos resulten fidedignos, por este motivo se llevó adelante un método consistente en entrevistas con los interesados, el análisis de los documentos y una identificación biométrica efectuada con la tecnología más actualizados que tenemos en el presente, igual a la que utilizaron en Estados Unidos para identificar el cuerpo de Bin Laden, en el marco de la Operación Arpón de Neptuno”, comentó la persona consultada. Los datos obtenidos en este procedimiento fue comprobada con las bases de datos de las entidades de inteligencia norteamericana, lo que dio la oportunidad de definir o descartar la existencia de vínculos entre los entrevistados y los posibles terroristas (o sus entornos) cuya averiguación esta secreta. De todos los evaluados, siete no pasaron alguno de los 3 métodos de comprobación y se les negó la solicitud de refugio.

Que podemos hacer ante esta situación

No solo fue suficiente la eficiente labor desarrollada por los integrantes de este viaje, una duda inquieta a los funcionarios del Gobierno argentino: ¿cómo verificar las identidades de los 1.500 sirios que ya ingresaron al país previamente a la aplicación de este protocolo de seguridad? Una tarea aplazada que tendrán que afrontar sin saltar las garantías humanitarias que conllevan este tipo de acuerdos de colaboración internacional. “No podemos permitir otro atentado en la Argentina y para prevenirlo, tenemos la obligación estar alertas a distintas caracteristicas de tentativa por las agrupaciones terroristas que hoy no necesitan de una importante estrategia para causar problemas enormes”, concluyó la fuente.